Download Desaparecida (Long Lost) (Negra (RBA Libros)) (Spanish by Harlan Coben PDF

By Harlan Coben

Myron Bolitar no es uno más. Es l. a. única esperanza de Terese Collins. Hace ocho años ambos huyeron a una isla caribeña para dedicarse a amarse, casi sin hablar, desgarrándose el uno en el otro. Pero ella desapareció sin dejar ni el más mínimo rastro.

Show description

Read or Download Desaparecida (Long Lost) (Negra (RBA Libros)) (Spanish Edition) PDF

Similar spanish books

Alfonso X, the Learned

A really groundbreaking publication, proposing a portrait of Alfonso X, monarch and medieval highbrow par excellence, and the extreme cultural historical past of Spain at the moment.

Extra info for Desaparecida (Long Lost) (Negra (RBA Libros)) (Spanish Edition)

Example text

No podía culparlo. —¿Ama a Terese Collins? —preguntó. Me mantuve en la senda de la verdad. —No lo sé. —Pero, ¿están unidos? —No la he visto en años. —Eso no cambia nada, ¿verdad? —No. Supongo que no. —¿Conoce a Rick Collins? Por alguna razón, al escuchar decírselo, me sorprendió que Tere—se hubiese tomado su apellido, pero, claro, se conocían desde la universidad. Supongo que es lo natural. —No. —¿Nunca lo conoció? —Nunca. —¿Qué puede decirme de él? —Nada de nada. Lefebvre apoyó una mano en mi hombro y apretó un poco.

Sus palabras flotaron en el aire. No sabía si era ella quien hablaba o era la ciudad. París es así. Se ha escrito mucho sobre su belleza y esplendores, y desde luego, todo muy cierto. Cada edificio es una pequeña maravilla arquitectónica, una fiesta para los ojos. París es como una hermosa mujer que se sabe hermosa, le gusta el hecho de ser hermosa y, en consecuencia, no tiene que esforzarse tanto. Es fabulosa y usted y ella lo saben. Pero más que eso, París te hace sentir, a falta de un término mejor, vivo.

Una mujer. Cuando caminábamos por este pasillo, sujetó a uno de los guardias e intentó arrojarse con él por encima de la barandilla. Miré abajo. Era una caída larga. —¿Murieron? —No, otro agente los sujetó por los tobillos. Por eso ahora hay una red. Subió dos escalones a lo que parecía ser el ático. —Cuidado con la cabeza —me avisó Berleand. —¿Sospechoso de terrorismo? —Sí. —¿Se ocupan del terrorismo? —Terrorismo, homicidios, los límites ya no están tan claros. Hacemos un poco de todo. Entramos en el ático.

Download PDF sample

Rated 4.38 of 5 – based on 30 votes