Download Erzählungen aus Spanisch Amerika: Ecuador / Cuentos by Erna Brandenberger PDF

By Erna Brandenberger

Show description

Read or Download Erzählungen aus Spanisch Amerika: Ecuador / Cuentos hispanoamericanos. PDF

Similar spanish books

Alfonso X, the Learned

A really groundbreaking publication, offering a portrait of Alfonso X, monarch and medieval highbrow par excellence, and the intense cultural background of Spain at the moment.

Additional resources for Erzählungen aus Spanisch Amerika: Ecuador / Cuentos hispanoamericanos.

Example text

Pero un día, cuando ya estábamos preparando la huelga, tuve que golpearle la tutuma para que se le abra, y le dije: «no seas así Carmela entendé lo que te digo» y lo que decía era que ya no vaya por la Troncal porque los soldados estaban rondando por el ingenio y también le dije que si alguno de ellos se asomaba por nuestro cuarto, que no le dijera nada, que se silenciara como noche, como tumba. Pero ella necia, con ese amor tan pendejo que tienen las longas, creyendo que si no me llevaba el caldo me iba a morir.

Era casi increíble; pero estaba allí a la vista, y tambaleaba. Nuevamente vióse ella ensangrentada a causa de los golpes, y además tuvo que pasar la noche sobre el suelo desnudo, junto a la hija - la muda, como la llamaban tiritando hasta llegar al adormecimiento. Cierto día le tocó en suerte una pequeña obra. Tratábase de un ataúd para un niño. El dinero obtenido les ayudó, escasamente, para cinco días. Los víveres que expendían los almacenes oficiales eran muy restringidos. Estaban representados por tres artículos - sal, maíz y arroz -, y a nadie vendían más de una libra por vez.

Meine Gefangenen gingen voraus, schauten sich aber immer wieder beunruhigt nach mir um. Erst später fand ich den Grund jener Angst heraus. Sie mußten sich wohl vorkommen wie Käfer im Schnabel einer Henne. Gegen Abend wurde unser Marsch immer beschwerlicher, bis wir endlich einen Platz zum Rasten aussuchten. Meine Wut und meine Ungeduld stiegen wieder hoch, als ich feststellte, daß ich fast nichts mehr zu essen hatte. Es blieben mir nur noch zwei Brote und zwei recht zerdrückte Bananen. Ich gab den Männern eine Banane, mir war ein Brot mit etwas Wasser lieber.

Download PDF sample

Rated 4.89 of 5 – based on 14 votes